tralala

SEAMOS REALISTAS. HAGAMOS LO NECESARIO.

TIEMPO DE UMBRAL




La vida es una doble danza de agonía y renacimiento. Lo vemos en el mundo animal, mineral, vegetal y estelar. En las familias y los países. Todo es energía en estado sólido, líquido, gaseoso y psíquico. Es yin y yang entrelazados en el Tao. Es luz y penumbra abrazadas mutuamente en una danza eterna.

Pero en el universo no hay nada que podamos llamar oscuridad. Se trata apenas del límite visual de nuestras retinas humanas. Hay animales y aves que ven a través de lo que consideramos como tiniebla. La oscuridad es un fenómeno mental, igual que la ignorancia. Donde no hay visión, los hombres tropiezan.

Estamos atravesando el umbral de la más fascinante metamorfosis que nuestra especie haya podido imaginar. Algunos lo perciben. Otros no se han dado cuenta todavía. Y están aquellos que no quieren saber nada al respecto porque tienen domesticado su estado de esclavitud. Ha sido siempre así en los momentos culminantes de la travesía terrestre de la humanidad. Llegó el momento de darle un adiós definitivo a la torpeza y el conformismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada